Make your own free website on Tripod.com

MANADA PUDÚ

ANECDOTARIO

1.- El Paso en el Bosque de Lorien

   Te cuento que cumplí tu sueño inmediato ,porque el fin de semana pasado fuí de campamento a un lugar espectacular que descubrimos perdido entre la precordillera con mis amigos scouts.   Se trata de un bosque con boldos, alamos, litres y muchos otros árboles nativos y antiguos; regado todo por un estero precioso, ningún otro grupo scout de acá lo conoce.

   Como la noche se prestaba , nosotros dormimos cara al cielo , el que estuvo especialmente despejado, vi muchas estrellas fugaces, ¡como en la isla!. Los lobatos se quedaron dormidos muy tarde porque hubo un paso de uno de ellos a la tropa, todos lloramos de pena y alegría, la ceremonia estuvo emotiva y emocionante. Primero, dejamos al lobato reflexionando en la oscuridad del bosque, él y la noche bajo un árbol y sobre un colchón de hojas, luego una de las jefas cubierta por una larga túnica con capuchón, le habló haciéndose pasar por un espíritu del bosque - no se dejaba ver muy bien entre las ramas - el lobato tenía miedo pero la voz dulce de "Galadriel" lo calmó - así se llamaba el espíritu - y lo hizo meditar acerca del avance que daría esa noche, había crecido y debía dejar la manada.

   Al escuchar que lo llamábamos con un canto, caminó hacia la manada que lo esperaba al rededor de una flor roja - una pequeña fogata - la cual él debía encender, luego de eso, se despidieron y dijeron las palabras de adios - ahí todos lloramos - entonces un gran Viejo Boldo junto a nosotros dijo con una voz de ultratumba y por sobre las cabezas de todos los asombrados lobatos, "he sido testigo de este avance".

   Mientras los demás niños cantaban por última vez el himno de la manada nosotros, los viejos lobos, acompañabamos a Fabián - el que pasaba esa noche - por un sendero del bosque hacia donde lo esperaba la última prueba , tuvo que cruzar por una cuerda por sobre un pantano y al otro lado lo esperaba la tropa que lo recibiría cantando...... lo logró y el lugar se prestó generoso para que resultara todo bien y quedara grabado un recuerdo inolvidable del Paso en el bosque de Lorien.

                                                               Néstor Venegas Torrealba (Dic.2000)